Aislación

Térmica y Acústica

Poliuretano Proyectado

Además de actuar como un insuperable aislante térmico, impermeabiliza.

El poliuretano proyectado tiene un valor de conductividad bajo, alrededor de 0.028 W/m•K, pero depende de la densidad e instalación adecuada.

La capacidad de aislamiento del poliuretano proyectado es muy robusta frente a los efectos de envejecimiento a los que están expuestos habitualmente los aislamientos térmicos. Con el poliuretano proyectado es más fácil controlar los puentes térmicos ya que se puede mantener el espesor del aislamiento y hacer las geometrías que se consideren oportunas para la solución. El poliuretano proyectado alcanza un alto nivel de aislamiento con poco espesor, pero existen unos mínimos normativos.

Acondicionador acústico: La utilización de espumas de celda abierta, además, tiene un efecto positivo de absorción acústica.

Impermeabilidad de fachadas: El poliuretano proyectado, al ser un sistema continuo intermedio, cumple sin recubrir previamente, con el máximo grado de impermeabilidad de las fachadas de la forma más sencilla y económica.

Control de humedad: El poliuretano proyectado, siendo impermeable al agua, permite transpirar al cerramiento.

Seguridad frente al fuego: La clasificación de reacción al fuego del poliuretano proyectado desnudo va desde C,s3-d0 hasta E.

El Poliuretano es un material completamente inocuo y saludable para el hombre, si está debidamente protegido y se aplica en obra con las garantías suficientes de ventilación.

Sostenibilidad: El Poliuretano proyectado ayuda a reducir las pérdidas térmicas, de forma económica, y garantizando el confort de las personas. Su producción no es ecológica.

Resistencia mecánica: La resistencia a la compresión varía linealmente con la densidad, así tenemos una resistencia a compresión mayor de 200 kPa, válido para cubiertas y suelos, en espumas de más de 40 kg/m³.

Estabilidad química: El Poliuretano proyectado puede pintarse, barnizarse, pegarse, revestirse, o puede ser utilizado como revestimiento de locales con atmósferas agresivas, siempre y cuando se garantice que no tendrá contacto con el fuego.

Adherencia: Presenta gran adherencia sobre sustratos consistentes, limpios y secos. Su adherencia frente a otros materiales se puede mejorar mediante el rascando de la superficie a cubrir o mediante el empleo de imprimación.
No adhiere bien sobre plásticos como el polietileno.
No adhiere a materiales como el PTFE o Teflón, ni al polipropileno